Clases

AA - 9 - Patologías del Sistema Esquelético

5 septiembre 2017, 12:00 por Arturo J. Murias

Enfermedades

Artritis

La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. Con el transcurso del tiempo, una articulación hinchada puede lesionarse gravemente.

a) Osteoartritis

La osteoartritis es la forma más común de artritis. Causa dolor, inflamación y disminución de los movimientos en las articulaciones. Puede ocurrir en cualquier articulación, pero suele afectar a las manos, las rodillas, las caderas o la columna.

La osteoartritis degrada el cartílago de las articulaciones. El cartílago sano absorbe los impactos de los movimientos. Cuando se desgasta el cartílago, los huesos se friccionan entre sí. Con el transcurso del tiempo, esta fricción puede dañar la articulación permanentemente.

Entre los factores que pueden causar osteoartritis se incluyen:

  • El sobrepeso
  • El envejecimiento
  • Las lesiones en una articulación
b) Artritis infecciosa

La artritis infecciosa es una infección en la articulación. La infección proviene de una infección bacteriana, viral o por hongos que se disemina desde otra parte del cuerpo. Además de los síntomas usuales de la artritis, la artritis infecciosa puede causar escalofríos y fiebre.

Un tipo de artritis infecciosa es la artritis reactiva que es la inflamación de una articulación como reacción a una infección en otra parte del cuerpo. Las articulaciones afectadas son generalmente la rodilla, el tobillo o el pie. La infección que causa la artritis reactiva es a menudo en la vejiga, la uretra (tubo de la orina), o para las mujeres, en la vagina.

c) Artritis reumatoide

La artritis reumatoide puede afectar cualquier articulación, pero es común en las muñecas y los dedos. La AR puede afectar otras partes del cuerpo además de las articulaciones, como son los ojos, la boca y los pulmones. La AR es una enfermedad autoinmune, lo que significa que la artritis es el resultado de un ataque de su sistema inmunológico a sus propios tejidos.

Nadie conoce la causa de la artritis reumatoide. Los genes, el ambiente y las hormonas pueden contribuir.

Gota

La gota es una forma común y dolorosa de artritis. Produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones. La gota ocurre cuando se acumula ácido úrico en la sangre. Esto sucede si el cuerpo produce demasiado ácido o éste no se elimina adecuadamente, o si se consumen demasiados alimentos con purinas (adenina y guanina), tales como hígado y legumbres secas.

Con frecuencia, la gota ataca primero el dedo gordo del pie. También puede atacar los tobillos, los talones, las rodillas, las muñecas, los dedos y los codos.

Una persona tiene más posibilidades de tener gota si:

  • Es de sexo masculino.
  • Tiene antecedentes familiares de gota.
  • Consume alcohol.

Al comienzo, las crisis de gota suelen mejorar en algunos días. Finalmente, se hacen más duraderas y ocurren con mayor frecuencia. La acumulación de ácido úrico puede conducir a cálculos renales. En caso de no tratarse, la gota puede resultar en daños permanentes en las articulaciones y los riñones. Es posible tratar la enfermedad con medicamentos.

Espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis de la columna vertebral. Provoca hinchazón entre las vértebras, que son los discos que forman la columna vertebral, y las articulaciones entre la columna y la pelvis. La espondilitis anquilosante es una enfermedad autoinmune. Eso significa que su sistema inmunológico, que normalmente protege el organismo de las infecciones, ataca los tejidos de su propio cuerpo. La enfermedad es más común y más grave entre los hombres. Suele ser hereditaria.

Los síntomas prematuros incluyen dolor y rigidez en la espalda. Estos problemas suelen empezar justo después de la adolescencia o al inicio de la vida adulta. Con el tiempo, la espondilitis anquilosante puede fusionar sus vértebras y limitar los movimientos. Los síntomas pueden empeorar, mejorar o desaparecer. La enfermedad no tiene cura, pero las medicinas pueden aliviar el dolor, el edema (hinchazón) u otros síntomas. El ejercicio también puede ayudar.

Hernia de disco

La columna vertebral está formada por 26 huesos (33 vértebras). Entre éstas hay discos intervertebrales formados por un anillo fibroso (conjuntivo) y un núcleo pulposo (cartilaginoso). Estos discos amortiguan los movimientos de las vértebras y las mantienen en su lugar.

Una hernia de disco es un disco cuyo anillo fibroso se ha distendido o roto y el núcleo pulposo es empujado hacia fuera, pudiendo entrar en el canal vertebral, presionando la médula espinal y las raíces nerviosas y produciendo un dolor que suele irradiar hacia las extremidades. La hernia discal más común se da entre la L4 y la L5, que soportan la mayor parte de la sobrecarga diaria.

Los síntomas incluyen:

  • Dolor de espalda que se extiende hacia las nalgas y las piernas, cuando el disco herniado se encuentra en la parte baja de la espalda
  • Dolor en el cuello que se extiende hacia los hombros y la parte superior de los brazos, cuando la hernia se encuentra en la parte superior de la espalda
  • Hormigueo o entumecimiento
  • Espasmos musculares o debilidad

Con tratamiento, la mayoría de las personas se recuperan. La recuperación puede llevar mucho tiempo. Los tratamientos incluyen reposo, analgésicos y antiinflamatorios, fisioterapia y, algunas veces, cirugía. Perder peso también puede ayudar.

Lumbago

El dolor de espalda es una de las dolencias más comunes. Casi toda persona tendrá dolor de espalda en algún momento en su vida. La mayoría de las veces, la causa exacta del dolor no se puede encontrar.

Algunos de los síntomas son:

  • Sensación de hormigueo o ardor
  • Dolor sordo
  • Dolor agudo
  • Debilidad en piernas o pies

El lumbago puede variar ampliamente. El dolor puede ser leve o puede ser tan intenso que usted sea incapaz de moverse. Dependiendo de la causa de su dolor de espalda, también puede tener dolor en la pierna, la cadera o la planta del pie.

Ciática

La ciática es síntoma de algún problema del nervio ciático, un nervio grande que corre por la parte baja de la espalda y por detrás de cada pierna. Controla los músculos de la parte posterior de la rodilla y de la parte inferior de la pierna y recoge las sensaciones en la parte posterior del muslo, parte de la pierna y la planta del pie.

Cuando se tiene ciática, se siente dolor, debilidad, entumecimiento u hormigueo. Puede empezar en la parte baja de la espalda y extenderse hacia las piernas, las pantorrillas, los pies e incluso a los dedos de los pies. Suele afectar a un sólo lado del cuerpo. La ciática puede deberse a la ruptura de discos intervertebrales, con estrechamiento del canal medular que ejerce presión sobre el nervio, llamado estenosis medular o a una lesión como una fractura pélvica, pero en muchos casos no se encuentra una causa.

Deformaciones de la Columna Vertebral

La escoliosis causa una desviación lateral de la columna vertebral. La escoliosis es más común al final de la niñez y el inicio de la adolescencia, que es cuando el crecimiento es más rápido. Las niñas tienen más tendencia a presentarla que los varones. Suele ser hereditaria. Los síntomas incluyen inclinación hacia un lado e incluso tener hombros y caderas desiguales.

La cifosis es un acentuamiento de la convexidad dorsal (curvatura torácica).

La lordosis es un acentuamiento de las concavidades cervical o lumbar (curvaturas cervical o lumbar).

Osteogénesis imperfecta

La osteogénesis imperfecta (OI) es un trastorno genético en el cual los huesos se fracturan con facilidad. Algunas veces, los huesos se fracturan sin un motivo aparente. La OI también puede causar músculos débiles, dientes quebradizos, una columna desviada y pérdida del sentido del oído. La causa es un defecto genético que afecta la producción de colágeno, una proteína presente en los huesos.

La OI puede variar desde leve hasta severa y los síntomas varían de una persona a otra. Un individuo puede tener apenas algunas fracturas o alcanzar varios cientos de fracturas en toda la vida. No existe una cura, pero los síntomas pueden controlarse. Los tratamientos incluyen ejercicio, analgésicos, fisioterapia, sillas de ruedas, aparatos dentales y cirugía.

Raquitismo

El raquitismo causa huesos blandos y débiles en los niños. Suele ocurrir cuando no reciben suficiente vitamina D, que ayuda a los huesos en crecimiento a absorber nutrientes importantes. La vitamina D proviene de los rayos solares y de los alimentos. La piel produce vitamina D en respuesta a los rayos solares. Algunos alimentos también contienen vitamina D, como los productos lácteos, los cereales fortificados y algunos tipos de pescado. Además del raquitismo debido a la alimentación, los niños pueden tener una forma hereditaria de la enfermedad.

Osteoporosis

La osteoporosis debilita los huesos y aumenta la posibilidad de fracturas. Cualquier persona puede padecer osteoporosis, pero es más común entre mujeres de edad avanzada. Casi la mitad de todas las mujeres y una cuarta parte de los hombres mayores de 50 años se fracturará un hueso debido a la osteoporosis.

Entre los factores de riesgo se incluyen:

  • El envejecimiento.
  • Ser de talla pequeña y delgada.
  • Antecedentes familiares de osteoporosis.
  • Tomar ciertos medicamentos.
  • Ser mujer de raza blanca o asiática.

La osteoporosis es una enfermedad silenciosa: puede que el paciente no sepa que la padece hasta que tenga una fractura. Un examen de densidad mineral ósea es la mejor manera de controlar la salud de sus huesos. Para mantener huesos resistentes debe consumirse una dieta rica en calcio y vitamina D, practicar ejercicios y no fumar. También pueden servir de ayuda algunos medicamentos.

Osteonecrosis

La osteonecrosis ocurre cuando los huesos pierden el suministro de sangre. Los huesos mueren y tarde o temprano se colapsan, provocando dolor y artritis. Se puede tener osteonecrosis en uno o varios huesos. Es más común en la parte superior de la pierna. Otros sitios comunes son el brazo, las rodillas, los hombros y los tobillos. La enfermedad puede afectar a hombres y mujeres de cualquier edad, pero suele atacar a personas entre los treinta y los cincuenta años.

En el comienzo de la enfermedad, es posible que no haya síntomas. Posteriormente, es probable que el dolor articular se haga más severo a medida que la enfermedad empeora.

Nadie conoce con seguridad la causa de la enfermedad. Entre los factores de riesgo se incluyen:

  • Tratamiento con esteroides a largo plazo.
  • Abuso del alcohol.
  • Lesiones articulares.
  • Presencia de ciertas enfermedades, como artritis y cáncer.

Los tratamientos incluyen medicinas, uso de muletas, limitación de actividades que ponen peso en las articulaciones afectadas, estimulación eléctrica y cirugía.

Cáncer de huesos

Es raro que un cáncer empiece su desarrollo en el hueso. Es más común que el cáncer se haya diseminado al hueso desde otras partes del cuerpo. Existen tres tipos de cáncer óseo:

a) Osteosarcoma

Se desarrolla en los huesos en crecimiento, generalmente entre los 10 y los 25 años de edad.

b) Condrosarcoma

Comienza en el cartílago, por lo general después de los 50 años de edad.

c) Sarcoma de Ewing

Comienza en el tejido nervioso de la médula ósea de las personas jóvenes, con frecuencia después de un tratamiento por otra afección con radiación o quimioterapia.

Infecciones de los huesos

Como otras partes del cuerpo, los huesos pueden infectarse. Las infecciones son generalmente causadas por bacterias, pero también pueden ser causadas por hongos. Pueden extenderse al hueso desde la piel cercana, los músculos de alrededor o a través del torrente sanguíneo.

Las personas con mayor riesgo de infecciones óseas son las que padecen de diabetes, mala circulación o una lesión reciente en el hueso. También las personas que son tratadas con hemodiálisis.

Lesiones

Generales

a) Tendinitis

La tendinitis es la inflamación de un tendón. El principal motivo por el que surge es como consecuencia de una sobrecarga muscular o por una lesión. En casos de fuerte traumatismo puede llegar a desgarrarse el tendón produciendo su rotura.

b) Distensiones

Las distensiones son músculos o tendones estirados, ya sea porque se estira o se contrae en exceso de un modo forzado (sobreesfuerzo), como consecuencia de movimientos bruscos de rotación o de flexión.

c) Torceduras

Una torcedura es la torsión con sobreestiramiento de un ligamento.

d) Esguinces

Torcedura o distensión violenta de los ligamentos de una articulación, que sobrepasa los límites de elasticidad del ligamento y va acompañada de rotura de fibras. El grado 3 (máximo) supone la rotura completa del ligamento. La rotura de ligamentos cruzados de la rodilla es común en esquiadores y futbolistas.

e) Bursitis

Es la hinchazón e irritación de una bolsa sinovial que actúa como amortiguadora entre los músculos, los tendones y los huesos de una articulación.

f) lesiones de meniscos

Causadas por traumatismos que pueden causar la rotura del menisco y el derrame de líquido sinovial. Limitan funcionalmente a la articulación afectada.

g) Artritis traumática

causada por un traumatismo articularque puede producir derrame de líquido sinovial, ecumulación de sangre, hinchazón y dolor. Es común en rodillas, dedos de manos y pies; y entre jugadores de baloncesto, balonmano y voleybol.

h) Dislocaciones o luxaciones

Se produce cuando un hueso se sale de su articulación. Pueden producirse dislocaciones en los tobillos, las rodillas, los hombros y los codos. También pueden dislocarse las articulaciones de los dedos de las manos y los pies. Las articulaciones dislocadas suelen hincharse, presentar dolor y encontrarse visiblemente fuera de lugar. Una vez que ocurre una dislocación en el hombro o rótula, hay más probabilidades de que vuelva a dislocarse. Utilizar ropas protectoras durante la práctica deportiva puede ayudar a prevenir las dislocaciones.

i) Fracturas

Si se aplica más presión sobre un hueso de la que puede soportar, éste se partirá o se romperá. Una ruptura de cualquier tamaño se denomina fractura. Si el hueso fracturado rompe la piel, se denomina fractura expuesta o abierta; en caso contrario se denomina cerrada o simple.

j) Fisuras

La fisura es la rotura de una parte del hueso, como la cortical, que es la parte que recubre al hueso y no provoca discontinuidad entre los dos extremos de manera que esta pequeña fractura no es para nada inestable y no corre por tanto riesgo de hacer una mala consolidación por movimiento o desplazamiento de los extremos de fractura.

Del cuello

Algunas veces, los músculos del cuello pueden torcerse por dormir en posiciones incómodas o por excederse en el ejercicio. Las caídas o los accidentes, incluyendo los accidentes automovilísticos, son otra causa común de dolor en el cuello.

El tratamiento depende de la causa, pero puede incluir aplicarse hielo, consumir analgésicos, fisioterapia o usar un collarín cervical. Raras veces se requiere cirugía.

De los dedos

El dedo en gatillo es una irritación del revestimiento de los tendones flexores, lo que a veces causa que el tendón se flexione en forma de gatillo

De la muñeca

El síndrome del túnel carpiano es la compresión de un nervio en su paso a través de la muñeca que provoca entumecimiento frecuente de los dedos.